ECOS: Avances de la mesa de Participación Política


Durante los últimos meses hemos concretado el primer espacio donde se realizará trabajo de formación política y hemos avanzado en la formación de los propios integrantes de la brigada que irá a realizar ese trabajo.

Se plantea que durante el resto del año se continúe con el proceso de consolidación de la brigada, tanto en los integrantes que asistirán, como en las capacidades mínimas que requieren para poder hacer la labor.

La primera brigada de formación política se realizará en el estado de Sonora a petición del MULT ya que tienen un grupo grande de migrantes cerca de Hermosillo. Las fechas para comenzar el trabajo no están completamente definidas pero se plantea que se haga en el mes de diciembre de este mismo año y que se le de continuidad por un año al menos.

Hemos descubierto que formar a formadores políticos es una labor compleja y ardua, por lo que preparar los equipos para las brigadas ocupa gran parte del tiempo necesario del proyecto. En ese sentido, nos hemos integrado con un grupo más amplio que los que conformamos el proyecto originalmente y con quienes llevamos a cabo un seminario de formación política y educación popular. Las otras organizaciones involucradas en dicho seminario tienen objetivos distintos, pero hay posibilidades de unir fuerzas en cuanto a los propósitos de cada grupo.

Quienes conformamos el seminario de formación política tendremos un primer acercamiento práctico con gente del MUP (Movimiento Urbano Popular) que lucha por vivienda. Con ellos se iniciarán talleres de educación popular que pretenden fortalecer su conciencia política desde la demanda particular que a ellos interesa. Ese proceso de formación a través de talleres iniciará en mayo y durará tres meses. Contará con 6 talleres impartidos cada 15 días que van desde “El derecho humano a la vivienda digna”, hasta “las causas sistémicas de la falta de vivienda”.

Participación ciudadana y ECOS de los Pueblos


De  Mariana Gutiérrez

En los últimos meses se ha hecho un énfasis particular en la necesidad de mayores y mejores mecanismos de participación ciudadana en México, en gran parte fomentado por la coyuntura electoral por la que atravesaba el país. Hubo también quienes le daban una menor importancia a la coyuntura y un mayor peso a la participación constante, para que el ciudadano no sólo se limitara a emitir un voto cada vez que se presentaran elecciones; o bien, hubo quienes no creían en el proceso electoral actual como un mecanismo democrático dada la condición del sistema político o de las mismas instituciones, y sobre ese diagnóstico basaban la promoción de utilizar mecanismos alternos.

Lo cierto es que en México, la participación ciudadana, política o no, es baja. Si se considera además las aparentes limitaciones que tiene el Estado para proveer o garantizar ciertos servicios o derechos en todas las localidades del país (de los cuales hoy en día el más preocupante es el de seguridad), existe un claro hueco que debe llenarse para empezar a resolver los problemas que aquejan directamente a la sociedad. En este hueco entra la sociedad civil organizada.

Desde el primer Foro Social Indígena (México D.F., 2009), se buscó generar un espacio abierto a un sector de la población sistemáticamente marginada para que, en conjunto, pudiesen comprender los problemas de manera holística, compartir experiencias, fortalecer la cooperación entre ellos, y así hacer frente a los problemas más grandes de sus comunidades. El segundo Foro (Guerrero, 2010), llevado a cabo en la región de la Montaña, aunque con una participación más amplia, continuó con el mismo tipo de trabajo basado en el diálogo.

Estos dos foros sociales son ejemplos de mecanismos alternos de participación ciudadana. Y también se hizo política, desde la definición y construcción de conceptos como educación, cultura, identidad, desarrollo, sustentabilidad, etc., a través del diálogo horizontal y participativo. Nos concientizamos, acordamos, y proyectamos posibles soluciones y esperanzas.

ECOS de los Pueblos surge como un proyecto que busca continuar e impulsar el trabajo realizado en los dos Foros Sociales Indígenas pero transformando la dinámica de trabajo para llevar los acuerdos de cooperación y vinculación a la acción. Rebasa el foro de discusión para engendrar acuerdos de cooperación que se puedan concretar en proyectos de impacto participativos, viables, y sustentables. Fortalece los talleres impartidos a la par de las mesas de trabajo, considerados como un gran acierto del segundo Foro Social Indígena; incorpora un proyecto cultural con mayor peso en el evento; y plantea procesos específicos en la preparación y en el seguimiento del trabajo a realizar. Así, el Encuentro es un proyecto que se desarrolla a lo largo de 4 distintas fases, con una duración total de dos años, para potencializar el trabajo y tener una mayor incidencia en la solución de problemas sociales.

Los invitamos a conocer el proyecto, y a unirse. Todavía se necesitan incluir muchas manos, visiones y talentos para lograr desarrollar el potencial de un encuentro como ECOS.