Resumen de Relatorías: ECOS de los Pueblos


Le compartimos el resumen de las relatorías de las seis mesas de trabajo de ECOS de los Pueblos 2012. Conoce qué organizaciones sociales participaron en ellas, los temas que discutieron, y los acuerdos que resultaron de las mismas.

Si no las pueden visualizar, descárguelas aquí.

Anuncios

Participación ciudadana y ECOS de los Pueblos


De  Mariana Gutiérrez

En los últimos meses se ha hecho un énfasis particular en la necesidad de mayores y mejores mecanismos de participación ciudadana en México, en gran parte fomentado por la coyuntura electoral por la que atravesaba el país. Hubo también quienes le daban una menor importancia a la coyuntura y un mayor peso a la participación constante, para que el ciudadano no sólo se limitara a emitir un voto cada vez que se presentaran elecciones; o bien, hubo quienes no creían en el proceso electoral actual como un mecanismo democrático dada la condición del sistema político o de las mismas instituciones, y sobre ese diagnóstico basaban la promoción de utilizar mecanismos alternos.

Lo cierto es que en México, la participación ciudadana, política o no, es baja. Si se considera además las aparentes limitaciones que tiene el Estado para proveer o garantizar ciertos servicios o derechos en todas las localidades del país (de los cuales hoy en día el más preocupante es el de seguridad), existe un claro hueco que debe llenarse para empezar a resolver los problemas que aquejan directamente a la sociedad. En este hueco entra la sociedad civil organizada.

Desde el primer Foro Social Indígena (México D.F., 2009), se buscó generar un espacio abierto a un sector de la población sistemáticamente marginada para que, en conjunto, pudiesen comprender los problemas de manera holística, compartir experiencias, fortalecer la cooperación entre ellos, y así hacer frente a los problemas más grandes de sus comunidades. El segundo Foro (Guerrero, 2010), llevado a cabo en la región de la Montaña, aunque con una participación más amplia, continuó con el mismo tipo de trabajo basado en el diálogo.

Estos dos foros sociales son ejemplos de mecanismos alternos de participación ciudadana. Y también se hizo política, desde la definición y construcción de conceptos como educación, cultura, identidad, desarrollo, sustentabilidad, etc., a través del diálogo horizontal y participativo. Nos concientizamos, acordamos, y proyectamos posibles soluciones y esperanzas.

ECOS de los Pueblos surge como un proyecto que busca continuar e impulsar el trabajo realizado en los dos Foros Sociales Indígenas pero transformando la dinámica de trabajo para llevar los acuerdos de cooperación y vinculación a la acción. Rebasa el foro de discusión para engendrar acuerdos de cooperación que se puedan concretar en proyectos de impacto participativos, viables, y sustentables. Fortalece los talleres impartidos a la par de las mesas de trabajo, considerados como un gran acierto del segundo Foro Social Indígena; incorpora un proyecto cultural con mayor peso en el evento; y plantea procesos específicos en la preparación y en el seguimiento del trabajo a realizar. Así, el Encuentro es un proyecto que se desarrolla a lo largo de 4 distintas fases, con una duración total de dos años, para potencializar el trabajo y tener una mayor incidencia en la solución de problemas sociales.

Los invitamos a conocer el proyecto, y a unirse. Todavía se necesitan incluir muchas manos, visiones y talentos para lograr desarrollar el potencial de un encuentro como ECOS.

Hilo Cáñamo



“Cuando la tierra sea del pobre entonces será libre, porque dejará de ser pobre”

Ricardo Flores Magón

Durante los últimos años, quienes ahora conformamos Telar de Raíces, hemos tenido la oportunidad de colaborar con camaradas de lucha de muy diversas condiciones, con objetivos diversos pero incluyentes, con el firme propósito de incidir en un cambio real y conjunto sobre una situación de iniquidad crónica e injusticia permanente.

         Nuestros esfuerzos concurrieron durante la celebración del Foro Social Indígena de los años 2009 y 2010, durante los cuales el diálogo, el intercambio de experiencias y la identificación de causas compartidas dieron su fruto en la redacción de pronunciamientos que hasta ahora sustentan a Telar de Raíces en su ser y actuar.

         El próximo año, durante el mes de febrero, daremos un paso adelante hacia la confección de acuerdos y rutas conjuntas que permitan planificar actividades encaminadas a la solución de las problemáticas más apremiantes de las organizaciones participantes. El proyecto, ahora transformado en Encuentro de Comunidades y Organizaciones Sociales de los Pueblos (ECOS), tiene grandes ambiciones: específicamente, seguir la ruta zapatista hacia el empoderamiento de las comunidades y los barrios, mediante su incidencia directa en la planificación, organización, ejecución y sostenimiento de su futuro.

No estamos dispuestos a esperar la dádiva institucional, a recibir el paliativo gubernamental o a validar la farsa democrática de un sistema que se inclina permanentemente por la patria del dinero. El poder no se detenta, se ejerce, y nuestras justas reivindicaciones serán ejecutadas por las mujeres y los hombres, los ancianos y los jóvenes que se asuman como los arquitectos de su propio destino, los ingenieros de su porvenir y el de los suyos.

         Durante el ECOS, nos reuniremos en mesas de trabajo que fungiráncomo un telar en el que los concurrentes seremos los hilos que conformen la urdimbre de proyectos concretos, no se trata de construir castillos en el aire, más bien, tejeremos el lienzo sobre el que trazaremos nuestra visión de naciones, de pueblos y de colectivos latiendo a un mismo ritmo.

         La tarea no es sencilla, el tiempo, enemigo de los hombres, limitará nuestra labor, así que los voluntarios del equipo organizador que se encuentren en las mesas de trabajo tendrán la difícil encomienda de orientar, en todo momento, la discusión hacia los puntos de acuerdo necesarios y de distribuir el tiempo disponible entre los asistentes, con el fin de que todas las problemáticas sean abordadas.

         Proponemos a los participantes los siguientes temas como ejes de los acuerdos:

  1. Preservación y reproducción del patrimonio cultural: el bagaje de conocimientos, saberes, prácticas y costumbres que dota de identidad a las comunidades, así como el conjunto de sus expresiones materiales, tecnológicas, arquitectónicas y artísticas, que son manifestación tangible de esa misma identidad,es un patrimonio en constante renovación y reelaboración, según el caminar propio de cada comunidad y las nuevas relaciones que establece con su entorno, manteniendo siempre un núcleo auténtico que le da sentido y cohesión durante su desarrollo. Cuáles son los reservorios más adecuados para esta riqueza, cuáles los medios más eficientes para difundirla y reproducirla en el espíritu de todos sus beneficiarios, cuáles los obstáculos de esta labor… estos son los asuntos que queremos abordar con nuestros compañeros participantes.
  2. Empoderamiento desde la participación política ciudadana: el concepto de ciudadanía ha adelgazado durante el último siglo; su penoso estado es producto de una rigurosa dieta de silencio y padecer impuesta por quienes se hacen pasar por “representantes de los intereses del pueblo”. La ruinosa situación en que se encuentran los asuntos públicos es, desde nuestro concepto, resultado de la falta de participación directa y efectiva del pueblo en los asuntos que nos interesan a todos; por falta de conocimiento sobre nuestros derechos y obligaciones, por carecer de instrumentos legales para hacer valer nuestras exigencias y por la ausencia de voluntad política de quienes detentan el poder, para construir relaciones más horizontales en la organización del Estado mexicano. Estas reflexiones serán planteadas como punto de partida para la confección de una plataforma de acción, de lucha y de reforma institucional, encaminada hacia la instauración de prácticas de democracia participativa que inicien un verdadero cambio en nuestra cultura política.
  3. Defensa del territorio contra la explotación exógena: el territorio es el escenario de nuestras vidas, es el suelo en que descansan nuestros muertos y es hogar de nuestros hijos; la tierra, el aire, los animales que lo habitan, el sol que lo calienta y las plantas que de él se nutren no pueden ser comprados, como no se compra el amor ni la felicidad. Son quienes labran sus tierras, quienes sufren sus inclemencias y quienes gozan su belleza,los únicos con derecho sobre aquéllo que llaman hogar. Sin embargo, los espejismos que generan las falsas ideas de progreso, desarrollo y riqueza, acompañadas de la voracidad de una sociedad consumista y de los hombres del dinero que la fomentan, arrebatan día a día el seno metálico de nuestra madre, inundan sus valles y saquean sus bosques; es entonces cuando las mujeres y los hombres de maíz debemos levantarnos en defensa de nuestra madre, de la tierra que nos nutrió, del aire que nos dio aliento.
  4. Seguridad ciudadana contra la violencia sistémica: la violencia es una sombra que acompaña al caminante diariamente, a quienes hace tropezar les nubla la mente con miedo, odio y ánimo de venganza, es entonces cuando cierra su cruel círculo de sangre. Lo hace en todas partes, en el hogar, en la escuela, en la plaza pública y el teatro, en la pantalla, en la radio, se exhibe como cosa admirable, como símbolo de superioridad. Cuando la violencia ha contaminado todas las dinámicas sociales es cuando se vuelve sistémica, las personas ya no se relacionan de otra forma: el niño golpeado aprende a golpear a sus compañeros de clase y, al crecer, a sus hijos; la muchacha humillada en casa, en clase y en el lugar de labor, cree el engaño de que así es como se le debe tratar, el militar cuya conciencia fue sometida a punta de disciplina castrense se olvida de que existe para proteger… y qué decir de los criminales, organizados o no, de cuello blanco o de sombrero tejano, a ellos la violencia les ha secado el seso y en su lugar sólo una glándula animal y primitiva rellena su cráneo. Durante el ECOS queremos cortar el círculo de la violencia con el filo de la seguridad ciudadana.
  5. Economía solidaria y mercados alternativos: el sistema de producción en el que nos encontramos sumergidos inunda nuestros sentidos, los excita con brillos deslumbrantes, seductoras texturas, complacientes olores, hipnóticos ritmos y dulces sabores; pero cuando la marea baja, la resaca no sólo vacía nuestros bolsillos, además nos arrastra a un remolino de producción y consumo que amenaza con ahogarnos bajo olas de desechos. Este frenesí de consumo sólo beneficia a unos pocos, engorda las barrigas de muchos mientras mata de hambre a muchos más, pero todos están igual de desnutridos, les falta vida. Estamos convencidos de que formas distintas de producir, de intercambiar y de consumir son posibles, que no necesitamos mucho para saciarnos y que es siempre más lo que podemos crear. Queremos construir juntos esas otras formas de ser, de hacer y de compartir, para bien de todas y todos.
  6. Vivienda digna y sustentable como un derecho humano: todas y todos necesitamos de un lugar donde resguardarnos del clima, donde abrazar a los nuestros, donde reír y llorar en paz y donde multiplicar nuestro amor; es esta una necesidad básica de todo ser, más aun siendo humano. Hay quienes todo lo tienen, aún más de lo necesario, y hay quienes sólo a lo necesario aspiran; aquéllos despilfarran lo que éstos necesitan. No sólo queremos vivienda digna para todos, la queremos sustentable, lo más autosuficiente posible, minimizando el impacto ambiental y optimizando los recursos que consume.

El ECOS necesita de la voluntad y el empeño de todas y todos para alcanzar un país más justo, más seguro y más incluyente; la rueca ya está en marcha, el telar pronto comenzará su trabajo.

Tulio Agrícola