ECOS: Avances de la mesa de Participación Política


Durante los últimos meses hemos concretado el primer espacio donde se realizará trabajo de formación política y hemos avanzado en la formación de los propios integrantes de la brigada que irá a realizar ese trabajo.

Se plantea que durante el resto del año se continúe con el proceso de consolidación de la brigada, tanto en los integrantes que asistirán, como en las capacidades mínimas que requieren para poder hacer la labor.

La primera brigada de formación política se realizará en el estado de Sonora a petición del MULT ya que tienen un grupo grande de migrantes cerca de Hermosillo. Las fechas para comenzar el trabajo no están completamente definidas pero se plantea que se haga en el mes de diciembre de este mismo año y que se le de continuidad por un año al menos.

Hemos descubierto que formar a formadores políticos es una labor compleja y ardua, por lo que preparar los equipos para las brigadas ocupa gran parte del tiempo necesario del proyecto. En ese sentido, nos hemos integrado con un grupo más amplio que los que conformamos el proyecto originalmente y con quienes llevamos a cabo un seminario de formación política y educación popular. Las otras organizaciones involucradas en dicho seminario tienen objetivos distintos, pero hay posibilidades de unir fuerzas en cuanto a los propósitos de cada grupo.

Quienes conformamos el seminario de formación política tendremos un primer acercamiento práctico con gente del MUP (Movimiento Urbano Popular) que lucha por vivienda. Con ellos se iniciarán talleres de educación popular que pretenden fortalecer su conciencia política desde la demanda particular que a ellos interesa. Ese proceso de formación a través de talleres iniciará en mayo y durará tres meses. Contará con 6 talleres impartidos cada 15 días que van desde “El derecho humano a la vivienda digna”, hasta “las causas sistémicas de la falta de vivienda”.

Principales actividades del Eje de Guerra Sucia del TPP


El 2013 ha sido un año de intenso trabajo en el Eje de Guerra Sucia del Tribunal Permanente de los Pueblos. En febrero se realizó la Semana Nacional Contra la Violencia Represiva del Estado que incluyó una conferencia de prensa en Cencos y dos foros (puedes poner un link hacia el video que te mandé, ojalá se pueda subir el video a la página) en los que estuvieron presentes varios académicos y organizaciones sociales y de derechos humanos (Ver: Programa de actividades).

El 28 y 29 de mayo se realizará la Preaudiencia de Desaparición Forzada y Ejecuciones Extrajudiciales en el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, lo cual ha involucrado la vinculación del Eje de Guerra Sucia con las organizaciones que impulsan las actividades de esta Semana desde hace varios años. También ha implicado un gran esfuerzo conseguir el espacio, los recursos y a los jueces morales que participaran en el evento.

Por último, se han realizado varios viajes al estado de Puebla para platicar con las organizaciones y acordar la realización de la Preaudiencia de Represión Política en las instalaciones de la Unión Popular de Vendedores ambulantes “28 de octubre” los días 28 y 29 de agosto.

Hacia una nueva vía para resolver conflictos sociales


Conferencia Magistral: Hacia una nueva vía para resolver conflictos sociales: ¿Es la mediación el camino idóneo?

Dictada por el Dr. Douglas Frenkel, profesor Cum Laude y director de la clínica de mediación de la Universidad de Pensilvania.

Coordinan: Dra. Luz Paula Parra, Mtro. Jorge Rosas, Mtra. Jimena Moreno.

Miércoles, 18 de noviembre

De las 18 a las 20 horas

Auditorio Santa Fe del CIDE

 

Informes: luz.parra@cide.edu

Realizarán encuentro de pueblos en Morelos


Dulce Maya

TEPOZTLÁN. La lucha de los pueblos morelenses en contra el proyecto inmobiliario en el cerro de La Tortuga, contra la ampliación de la carretera Tepoztlán y contra el gasoducto en Huesca, serán analizados en el Encuentro de las Comunidades y las Organizaciones Sociales de los Pueblos, Morelos 2012, (ECOS de los Pueblos) que se llevará a cabo del 7 al 11 de noviembre, en el Valle Sagrado de Tepoztlán.
El movimiento dio a conocer que en el encuentro se realizarán una serie de conferencias con actores sociales de amplia trayectoria que compartirán sus experiencias en torno a la defensa del territorio, violencia sistémica, y participación política.
Estas conferencias estarán abiertas al público en general y se llevarán a cabo en el Auditorio Ilhuicalli del centro de Tepoztlán, Morelos. El ocho de noviembre, se realizará la conferencia “Las luchas en Defensa del Territorio en Morelos” con conferencistas de las organizaciones contra el proyecto de La Tortuga, contra la ampliación de la carretera Tepoztlán y contra el gasoducto en Huesca.
Ese mismo día se abordará el tema La Violencia sistémica contra el pueblo y sus organizaciones y estarán presentes representantes del Comité Cerezo México, Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Guerrero), Obreras Insumisas (Puebla) y Las Patronas (Veracruz).
El día se cerrará con la conferencia “Las formas de Participación Política como herramienta de lucha” y asistirán el luchador social Gustavo Esteva, Jóvenes en Resistencia Alternativa (JRA), Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI) y Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).
Las conferencias estarán modeladas por activistas de Telar de Raíces, un grupo de estudiantes universitarios de diversas disciplinas e instituciones, públicas y privadas de México. “Telar de Raíces facilita el acercamiento de la sociedad a la cuestión de los pueblos indígenas para generar mayor solidaridad y así enfrentar de manera amplia las dificultades que enfrentan a través de un mayor grado de cohesión social”, explican los organizadores.
Los trabajos estarán organizados por la Casa de Cultura Ixcatepec y la Coordinadora de Grupos Culturales Indígenas y Populares, en la búsqueda de lograr “una plataforma de construcción de acuerdos de vinculación y colaboración entre diferentes actores sociales y comunitarios para la materialización de proyectos de impacto a nivel local, regional, y nacional. Se compone de mesas de trabajo, talleres de mejores prácticas, y un festival cultural.

Leer nota en La Jornada.

Ampliación de la autopista: -¡un mal necesario!-


De Pedro Flores Palacios

A menudo escuchamos que la ampliación de la autopista es un mal necesario, la primera de las interrogantes sería la de plantear; desde cuando y en qué sentido lógico los males son necesarios. En determinado momento, ¿nos atreveremos a decir que males como el narcotráfico, la contaminación ambiental, los feminicidios, las crisis económicas, las crisis sanitarias, las ejecuciones sumarias, las migraciones y otros tantos males que padecen la sociedad actual son necesarios? La medida más congruente que puede plantear el sentido crítico y maduro de la sociedad Tepozteca es el de analizar; ¿qué tan mal? y ¿qué tan necesario le es a la sociedad en su conjunto la ampliación de la autopista?

Las necesidades argumentadas suelen ser; mayor velocidad de circulación, en donde la necesidad se entiende como la libertad de circular a una mayor velocidad en un mundo particularizado y egoísta, enajenado del entorno en su conjunto. Suele ser este un argumento racional dentro de la lógica del neoliberalismo,  carácter racional de su irracionalidad. Su productividad y eficiencia, su capacidad de incrementar y difundir lo superfluo en necesidad y la destrucción en construcción, el grado en que esta civilización transforma el mundo de los objetos en extensión de la mente y el cuerpo del hombre (…).[1] Aunado a que el concepto de destructividad aplicado a nuestra sociedad (…) está obscurecido y anestesiado por el hecho de que la misma destrucción está íntimamente ligada con la producción y la productividad. Esta última aunque consuma y destruya a los humanos y a los recursos naturales, también incrementa las satisfacciones materiales y culturales alcanzables para la mayoría de la gente. La destructividad en la actualidad pocas veces se manifiesta en su forma sin la racionalización y la compensación apropiada.[2] Es decir que, las satisfacciones materiales suelen ser reconocidas como la propiedad de un automóvil o el uso de celulares con tecnología de vanguardia de donde, las necesidades de la sociedad se convierten en necesidades y aspiraciones individuales, su satisfacción promueve los negocios y la totalidad parece tener aspecto mismo de la razón.[3]

Sin embargo, el neoliberalismo ha tenido una efectividad limitada como una máquina para el crecimiento económico, ha logrado canalizar riqueza de las clases subordinadas a las dominantes. Este proceso ha involucrado el desmantelamiento de instituciones y narrativas en el cual el Estado, con su monopolio de violencia y con sus definiciones de legalidad, juega un rol crucial.[4]

Como resultado palpable de todo esto podemos citar el alto incremento de la tarifas de cuota y el destino de las ganancias. El modo de producción capitalista contemplado desde una perspectiva totalizadora. El objetivo principal de este sistema es la acumulación de capital y la maximización de la ganancia, así como la destrucción entre los hombres y de la naturaleza, por lo tanto: (…) el modo de producción establecido puede sostenerse si aumenta constantemente el volumen de bienes y servicios suntuarios o sea si va mucho más allá de la satisfacción de las necesidades materiales (la satisfacción de estás necesidades requiere de un tiempo cada vez menor), lo cual significa aumentar a la población consumidora (la masa de poder adquisitiva) susceptibles de comprar esos bienes y que generan el incremento sistemático en desperdicio.[5] Acción que suelen argumentar con el incremento de los flujos vehiculares.

La sociedad industrial ha promovido mediante los medios masivos de comunicación una cultura consumista (entiéndase vías rápidas de comunicación) que se encuentra permeada por la satisfacción ligada a la destrucción de la naturaleza. La destrucción de la naturaleza está ligada a su violación (de leyes agrarias, comunitarias, ecológicas y arqueológicas). La búsqueda de nuevas fuentes de energía está ligada al envenenamiento del entorno de la vida. La seguridad va ligada a la servidumbre, el interés nacional al expansionismo global, el progreso técnico a la manipulación y al control de los seres humanos por ejemplo por medio de despensas o restricciones económicas.[6] Por ello el resultado de la lucha en contra de la ampliación de la autopista no sólo está en juego las hectáreas de arboles que se pretenden derrumbar y sepultar bajo el asfalto, sino la integridad de la vida misma en todos sus ordenes.

Por ello es que como herramienta de la lucha tenemos que el límite natural del capitalismo impulsor de la autopista ha sido puesto en evidencia por cierto número de movimientos contestarios: la naturaleza aparece en ellos como una fuerza potencial de transformación social, en la medida en la que constituye la antítesis concreta de su propia integración al proceso de producción capitalista. Y no solamente en el sentido de que las organizaciones de defensa de la naturaleza son una amenaza para los beneficios de la gran industria y para los intereses militares. En la revuelta contra lo nuclear y contra el emponzoñamiento generalizado del medio ambiente, la lucha por la naturaleza es también una lucha contra la sociedad capitalista actual, y su protección es un desafío al capital. [7]


[1] Guzmán P. Jesús I. Casa de Tiempo. En Herbert Marcuse, Eros, Naturaleza y Razón. P. 28.

[2]Op. Cit. P. 28.

[3]Op cit. P. 28.

[4]Harvey, David,  el neoliberalismo com destrucción creativa, revista Memoria Nº 232, p. 26.

[5] Guzmán P. Jesús I. Casa del Tiempo. En Herbert Marcuse, Eros, Naturaleza y Razón. P. 27.

[6]Op.Cit.. P. 27.

[7]  Marcuse, acerca del análisis de Bahro, Universidad Autónoma de Sinaloa, p. 19.

Seguro Popular “engañoso ” y sus derechohabientes.


 De Liliana L. Mejía Cortés

Es posible que uno de los temas más importantes en México y el mundo sea la salud. Reclamos de diversa índole se han suscitado sobre la supuesta gratuidad de los servicios tan predicados del denominado Seguro Popular.

Resurgen cada día nuevos cuestionamientos sobre la eficacia de los programas impulsados por el gobierno federal. El Seguro Popular ha dejado mal sabor de boca a muchos de los derechohabientes, desde la poca amabilidad, apatía, aires de prepotencia de los encargados y sobre todo la falacia de gratuidad en el servicio.

Como prueba fehaciente en el poblado de Ixcatepec en Tepoztlán, Morelos, donde se llevó a cabo el tramite para nuevos usuarios, surgió la inconformidad de un habitante. Severiano Rojas, un campesino de avanzada edad, discutía ferozmente con uno de los encargados y le exigía que le reembolsaran el dinero que había pagado por la atención de su nieto en un hospital de la ciudad de Cuernavaca.

En el estado de Quintana Roo se suscitó un acontecimiento parecido: tras un reclamo al mismo presidente de la República, Felipe Calderón, el cual se encontraba de visita. Una mujer le reclamaba airadamente un cobro injustificado en el Hospital General de Cancún. Asimismo le cuestionó directamente sobre la supuesta gratuidad de los servicios que él y su gobierno tanto predican.

 

Ante la inminente declaratoria de la cobertura universal de la salud, como el gran logro del sexenio, es necesario informar objetivamente sobre los alcances reales del Seguro Popular.

La propaganda oficial desbordaba en anuncios que afirmaban que todos los mexicanos y mexicanas tendrían la atención médica y medicamentos requeridos y que el servicio incluía mil 400 enfermedades, poco a poco cae en el rubro de una colosal mentira.

Lo que muchos de los derechohabientes ignoran es que en realidad el Seguro Popular sólo cubre el Catálogo Universal de Servicios de la Salud (Causes), que son 275 intervenciones de consulta, urgencias y hospitalización, y nueve padecimientos de gasto catastrófico.

Esto significa que el paciente debe pagar el tratamiento de todas las enfermedades no incluidas en estos rubros. Persiste de esta manera una barrera económica muy importante de acceso a la atención medica de los derechohabientes.

De igual manera, existen varias interrogantes hacia el presupuesto federal destinado al tema de salud y el llamado Seguro Popular, por ejemplo: Los recursos asignados para el tratamiento del grupo de gastos catastróficos fueron 6 mil 873.93 millones de pesos en 2011, dato que contrasta con la asignación de 9 mil 257.8  millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Además cabe señalar que el Fideicomiso de gastos catastróficos disponía de 30.2 millones de pesos en el tercer trimestre del 2011, por lo que no se justifica restringir la inclusión de más enfermedades. De hecho, en el último informe presentado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que incluye los resultados de la fiscalización de la Cuenta Pública 2009, detectó anomalías por cerca de 3 mil millones de pesos en los recursos que ese año se entregaron a los estados para la operatividad del Seguro Popular.

Es realmente inimaginable que un programa federal que contará para este año con un presupuesto de 430 mil millones de pesos, siga teniendo enormes deficiencias, no solo de caracter social, sino igualmente administrativo.

De los problemas antes señalados, quizás el que mayor descontento de la población es el de Servicios médicos, farmacéuticos y hospitalarios, puesto que los resultados de encuestas recientes, señalan que: 94.8% de los beneficiados encuestados tienen que comprar sus medicinas con recursos propios, sumando el porcentaje de inconformes por el deplorable equipamiento del centro de salud, la falta de médicos, y el tiempo de espera para recibir atención médica. Eso sí, siempre y cuando se consiga una cita. El discurso propagandista sobre la cobertura universal gratuita de la salud dista mucho de nuestra lamentable realidad, a pesar de que año con año son más los afiliados a las enormes listas,  aún quedan demasiadas interrogantes en el aire, que por supuesto no  se dará  esclarecimiento a la gran inquietud de la población, que exige ferozmente su derecho fundamental a una salud digna.