La rueca se puso en marcha

Por Pavel Vallejo y Julio Franco

Las hebras dispersas que nos representa el individuo en sociedad, a través de estos días han comenzado a hilvanarse. Tejer comunidad tiene como acto crucial la decisión de colaborar, de reconocernos como sujetos de una colectividad a la cual nos debemos. La fuerza de un tejido, su firmeza y elasticidad, son proporcionales a la disposición de las fibras que lo componen; su belleza, de la diversidad de colores y texturas de sus hilos; aquello que transmite, de la imagen del mundo que las manos del artesano imprimen en sus formas y símbolos.

Mas esta obra no es ornamental, viste nuestros cuerpos, nos protege de la intemperie, nos identifica como grupo unido en su diversidad.

Que más vivimos si no esto, medio centenar de organizaciones provenientes de la zona centro-sur de nuestro país, convocadas por la convicción de que la colaboración, la solidaridad, la organización y el trabajo conjunto son causa y camino de relaciones más justas, de la construcción de un nosotros. Durante estos últimos cuatro días en Tepoztlán, se fortalecieron vínculos, se compartieron experiencias y nos comprometimos a transitar juntos el tramo del camino que nos permita fortalecer nuestras capacidades y aprender de la experiencia amiga para hacerla propia.

Tejiendo sueños, transformando realidades.

Muchas Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s