« Potaje psicodélico con aderezo de la Casa »

Por Mercedes Fernández

“Se requiere valentía para enfrentar el ornamento y utilizar múltiples referencias sin caer en un potage espeso y salado, Agustín Santoyo lo hace hábilmente y logra cocinar un caldo donte todo flota y se adereza sin que los ingredientes compitan, sino más bien conviven y crean un sabor completamente nuevo y distinto.” – Cisco Jiménez

Entrando a la sala inmediatamente sientes como si penetraras otro mundo en el que las palabras pierden poder ante las imágenes y los colores. Cada pared tiene su propio diseño, y no sabes cuál ver primero, por dónde empezar a observar las obras colgadas en ellas. En el centro notas un comedor con cuatro sillas, cada una con su propio diseño, que en medio de la variedad de patrones parece encajar a la perfección, como si fuera tan parte del cuarto como el espacio mismo. Al fondo se ve otro cuarto, conteniendo nuevos colores y ornamentos, y te preguntas qué más te puede esperar allá.

Agustín Santoyo, de 26 años de edad, originario del Estado de Morelos, empieza a acercarse al arte desde niño. Sin embargo, inicia su carrera artística, como la vemos ahora, a partir de 2006. La exposición cuenta con alrededor de 180 que tardó más o menos dos años en crear. Nos cuenta que muchos de los dibujos los hacía en la calle o en cualquier lugar que le inspirara con la libreta que siempre carga consigo.

La inspiración viene de su familia, se trata de los árboles genealógicos, son retratos de sus seres más cercanos. Mediante el arte explica los procesos que atraviesa la familia, la representación de la ruptura familiar. En el comedor, por ejemplo, representa a su familia mediante retratos de animales. Nos cuenta que encuentra su inspiración en el barroco indígena y en el arte huichol. Aunque claro que admira el trabajo de artistas extranjeros, su principal influencia son artistas mexicanos – de Oaxaca y Guerrero – y la artesanía popular.

Morelos fue donde nació como artista y por eso, nos explica, se empeña en llevar a cabo su exposición en Cuernavaca. El espacio se llama Planta Baja y es parte de un proyecto que decidió darle un lugar para expresarse. Para todos aquellos interesados en el arte y que deseen darle un asalto a sus sentidos, les recomendamos totalmente esta exposición que estará hasta el 27 de julio en el Museo de la Ciudad, Av. Morelos 278, Centro Histórico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s